Diario de una Profe Erasmus+Erasmus+Ka1

Diario de una Teacher en Finlandia

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te gustamos comparte

Primeras impresiones de los Colegios Finlandeses

Por fin puedo decir que he logrado cumplir uno de mis sueños tanto personal como profesional: viajar a Finlandia para poder observar su tan ansiado sistema educativo.

Seguro que a muchos profes les habrá ocurrido lo mismo que a mí.

Y es que resulta que, llegas a Finlandia con la misma emoción que un astronauta explora el espacio exterior en buscar de nuevos planetas. Puede parecer extraño pero no, no he encontrado ni recursos ni metodologías de otra galaxia.

Desmitificación de la Educación Filandesa

No sabría expresar mi decepción sin que sonara alarmante. Creo que es mejor llamarlo “esperanza”, en lugar de decepción.

Imaginaba que al entrar en un colegio finlandés, vería niños con gafas, bolígrafos 3D, donde las clases serían impartidas en cómodos sofás de Ikea, en clases enormes como naves industriales, pero sin perder una pizca de estilo vanguardista.

Tan solo vi colegios muy parecidos a los nuestros pero con una programación tan exacta y unas ideas tan claras que asustaban .

Colegios en los que trabajaban como si fueran familias, siempre juntos y colaborando los unos con los otros. Las ganas de trabajar y la ilusión por innovar se palpaba en el ambiente.

A VERY GOOD ATMOSPHERE! Puede ser que acabe de encontrar la palabra correcta a lo que siento… “desmitificada”,eso es, acabo de desmitificar la educación finlandesa.


Sabías que….

¡Tienen asignaturas! aunque las unen para trabajar por proyectos.

¡Tienen libros de texto! aunque los usan cómo y cuando quieren.

¡Tienen pupitres! aunque se unen, giran y ruedan para trabajar en grupos.

¡Tienen clases de 25 alumnos! aunque trabajan en dos grupos con dos profes,  uno en cada grupo.

¡Tienen exámenes! aunque son decisión del profe hacerlos o no.

¡Tienen móviles durante las clases! pero los usan para trabajar.

¡Pueden comer, beber y salir de clase cuando quieren! pero nunca lo quieren hacer.


Y entonces, ¿cual es el secreto de su calidad educativa?

La educación no solo significa colegio.

Todas las instituciones del país se involucran al máximo en la educación de sus habitantes. Centros de Arte y Música, teatros, bibliotecas, museos, parques…siempre fomentando el área más cultural de su  país.

Te das cuenta de esto cuando ves que la mayoría de alumnos cantan, tocan un instrumento, componen pequeñas canciones o actúan en pequeños teatros locales.

Por otro lado, el país ofrece mucha ayuda a los colegios, por ejemplo, enviándoles profesores de refuerzo y de apoyo para alumnos con necesidades especiales.

Sabías que si en un vecindario se reúnen 5 niñ@s de una misma nacionalidad extranjera, tienen derecho a que un  profesor les imparta clase de su lengua materna para que no la olviden? UNBELIEVABLE !!!

Por supuesto, como ya sabréis: el propio país paga libros y demás materiales así como la comida en el colegio, la cual es obligatoria.La educación es gratuita en todos los niveles…

Finlandia es el cuarto país a nivel mundial que más dinero invierte en educación por persona.

Profesores Finlandeses

Los profesores están orgullosos de ser profesores porque son profesores vocacionales y elegidos.

Sí, digo ‘elegidos’ porque  han pasado por un examen y una entrevista personal para poder cursar una carrera llena de prácticas,  más que de teoría.

La imagen del profesor como profesional es más que respetable y nadie cuestiona su manera de enseñar.

Hablando con una profe de Finlandia me di cuenta de que parte de nuestro estrés como profesionales radica en la obligación de justificar todo lo que hacemos, hacia padres, colegio e incluso nuestros propios compañeros.

Yo le preguntaba que cómo compensaban eso de no tener notas anuales, como lo afrontaban los padres, ya que en realidad no sabían si sus hijos  estaban aprendiendo o no y ella me contesto: ¿y porqué no iban a aprender? ¿tú no sabes si tus alumnos están aprendiendo? Los padres y el colegio no cuestionan mi metodología’.

¿Cuantas veces pensamos en el qué dirán los padres? Si de verdad estamos seguros no deberíamos dudar de nada en lo que queramos innovar o cambiar.


La formación no es sólo para los alumnos.

También es cierto que estamos a años luz en formación.

Finlandia forma a sus profesores gratuitamente, año tras año, y de manera obligatoria.

Mucha de la formación que reciben se basa en desarrollar las habilidades de cooperación y colaboración entre el profesorado. Solo así, podrán transmitírselas  a sus alumnos.

¡Se trata de un trabajo en conjunto!

Un profesor puede tener una idea y los demás le apoyan y la llevan a cabo desde sus materias dando lugar a un proyecto en el que se integran varias asignaturas.

Todos los profesores se creen igual de ingeniosos y especiales que el resto y tienen esa mirada de admiración cuando hablan de sus propios compañeros. Y así y sin apenas darse cuenta, surge la multidisciplinariedad, integrando las asignaturas que quieren en el proyecto que han elegido.


Espacios diferentes, aprendizaje diferente.

Otro punto fuerte de la educación finlandesa son los espacios de aprendizaje abiertos, donde los alumnos desarrollan sus habilidades interpersonales y favorecen la variedad de estilos de aprendizaje libre.

Las clases se imparten en espacios multimodales, que se enlazan mediante paredes de cristal y divisiones movibles. El mobiliario es ajustable e incluye sofás y pufs.

Se trata de lograr áreas de estudio que sean flexibles y abiertas al cambio. Con este tipo de diseño de clases los alumnos se hacen autónomos porque gozan de una libertad para moverse, para trabajar en grupo e intercambiar ideas.

Clases Google

Por último, destacaría las clases Google donde profesores padres y alumnos se comunican.La creación de aulas virtuales facilitan el trabajo. Cada alumno tiene su propio drive con capacidad ilimitada. Los profesores pueden adjuntar archivos para que los alumnos los vean o editen.


Después de hacer un balance de mi experiencia, me gustaría puntualizar que ningún modelo educativo es perfecto ni ideal.

Además, hay mucho de culpa en la inversión económica y de recursos que realiza el país.

Aún así, podré decir que su modelo pedagógico fomenta la creatividad, la libertad y la autonomía de su alumnado. La experiencia de visitar varios colegios en Finlandia ha sido más que satisfactoria y aunque tenga que volver a la realidad de mis aulas vuelvo con mucha ilusión, ganas de innovar y con muchos recursos que poner en práctica.

Lo importante de estos viajes es pensar como poder adaptar todo lo aprendido en nuestro contexto profesional. Soy de las que pienso que siempre se puede adaptar todo y sacar el mejor provecho a lo aprendido.

Podéis decargar las imágenes de esta aventura en este enlace

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te gustamos comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.